Volver
La tarea de dar con equipos directivos excelentes

La tarea de dar con equipos directivos excelentes

 Es importante que exista un alineamiento estratégico y a largo plazo de los intereses de directivos y accionistas, evitando confusos sistemas de retribución a corto o planes agresivos de stock options que pueden distorsionar la buena gestión del negocio.

Uno de los elementos determinantes a la hora de valorar una compañía es la competencia y honestidad del equipo directivo. Como todo en la inversión, se trata de una tarea compleja donde no hay formulas exactas. Con todo, la experiencia de los años permite extraer algunos aprendizajes y elementos que nos pueden ayudar en dicha empresa.

Uno de estos factores es el examen de la trayectoria pasada de los directivos: dónde han trabajado, en qué tipo de industrias (con qué nivel de competitividad), qué tipo de cometidos realizaron (reestructuraciones, lanzamiento nuevos productos, gestión del crecimiento), y con qué resultados. Aunque no sea matemático, la solidez y coherencia en la trayectoria de un directivo es un buen punto de partida a la hora de apostar por buenos gerentes. Suele ser revelador los directivos que de manera sistemática cumplen, o exceden, las expectativas que transmiten a los mercados con respecto al desempeño de la compañía en los próximos trimestres, además de ser un síntoma de que los directivos tienen una imagen realista del negocio y el entorno de mercado en el que operan.

Otro elemento fundamental es entender los sistemas de incentivos de los directivos en relación a sus accionistas. Se busca que la retribución de los directivos este ligada al desempeño real, no únicamente contable, de la empresa en el largo plazo. Lo anterior exige que los directivos tengan acciones de la compañía, siendo especialmente revelador que éstos, de forma libre, reinviertan una parte significativa de su retribución en la propia empresa (compras insiders). Es importante que exista un alineamiento estratégico y a largo plazo de los intereses de directivos y accionistas, evitando confusos sistemas de retribución a corto o planes agresivos de stock options que pueden distorsionar la buena gestión del negocio.

Comunicar de forma clara y efectiva suele ser otra característica de directivos excelentes; no solo se trata de dirigir, sino también de liderar. Una buena capacidad de comunicación, algo que puede observarse en las cartas a los accionistas o en intervenciones públicas, es un elemento fundamental para trasladar el propósito de la organización y favorecer una buena cohesión interna. Estos directivos suelen ser también los más orientados a una visión transformadora del negocio, centrada en la visión que ofrece la compañía a sus clientes, y no tanto a un producto/servicio concreto. Por ello son habitualmente organizaciones más dinámicas, que constantemente se enfrentan a la pregunta de cómo pueden hacer las cosas mejor para sus clientes. También suele ser un punto a favor de directivos excelentes y honestos el hecho de reconocer errores de forma directa y clara, con una manera sencilla de reportar el desempeño de la compañía,  evitando métricas pro-forma o ajustadas y poniendo el foco en la retribución total al accionista y su sostenibilidad.

Por último, uno de los indicadores más claros a la hora de evaluar la calidad de un equipo directivo es el buen empleo de la generación de caja y efectivo del que dispone la compañía para invertir y crecer. Es por eso que, a nivel cuantitativo, una buena métrica de la calidad equipo directivo (también de la calidad general del negocio) es el retorno sobre el capital invertido a largo plazo, siempre en comparación a las empresas competidoras o de sectores similares. Es importante entender cómo se invierte el efectivo que genera la compañía y si éste se utiliza de forma estratégica para mantener la ventaja competitiva de la empresa en el largo plazo.

Todos estos elementos, y algunos más, forman parte de la compleja tarea de analizar la calidad de un equipo directivo, un elemento clave de la inversión a largo plazo. Al final, el retorno para un inversor a largo plazo deriva de su participación a través del capital en la creación de riqueza de las compañías que priorizan el capital humano como elemento estratégico.

La importancia de estar siempre invertido

La importancia de estar siempre invertido

En el corto plazo, el precio de las acciones puede variar debido a las causas más diversas. Mr. Market nos ofrece liquidez cada día de mercado abierto por nuestras acciones.

La mejora en los índices de confianza impulsa la recuperación económica

La mejora en los índices de confianza impulsa la recuperación económica

La confianza del consumidor ha mejorado y con ello el consumo se ha empezado a disparar.