Volver
EDM Strategy: Invirtiendo en calidad en un entorno inflacionista

EDM Strategy: Invirtiendo en calidad en un entorno inflacionista

De cara a los próximos trimestres, hay bastante consenso en que probablemente nos moveremos en un entorno de mayor inflación.

El optimismo en los mercados de renta variable europeos ha continuado durante el verano a pesar de las dudas creadas por las nuevas variantes del COVID 19 sumado últimamente a las preocupantes noticias en el ámbito geopolítico. La razón subyacente sigue siendo esencialmente la misma: la patente recuperación económica en todas las economías desarrolladas. EDM Strategy sube un +4.6% desde el cierre junio, nuevamente por encima de las ganancias del +3.9% del MSCI Europe NR. Desde inicio de año la revalorización es del +24,7% vs +19,8% del índice europeo.

De cara a los próximos trimestres, hay bastante consenso en que probablemente nos moveremos en un entorno de mayor inflación, sobre todo en comparación con el pasado reciente. Donde el debate se hace más intenso es en la cuantificación del tipo de inflación que debemos esperar. Algunos ven en el corto y medio plazo un aumento moderado e incluso “saludable” de la inflación, consecuencia lógica del crecimiento económico. Otros, sin embargo, alertan del riesgo de una inflación fuera de control debido a desequilibrios estructurales que pudiera convertirse en el catalizador para un cambio inesperadamente brusco en las políticas de los bancos centrales.

Nuestra visión en EDM Strategy está más cerca de los primeros, pero creemos que la mejor protección para el inversor, en cualquiera de los dos escenarios, es nuevamente la inversión en empresas de calidad y crecimiento. Y en este entorno calidad se traduce en capacidad de fijación de precios (“pricing power”).

En los próximos trimestres, las compañías van a tener que enfrentarse a una subida generalizada en los costes de producción, algo que ya se ha visto en muchos de los resultados publicados en el segundo trimestre de este año. Para evitar una contracción en los márgenes de beneficio las compañías tendrán que ser capaces de aumentar al menos proporcionalmente los precios de sus bienes y servicios. Algunas podrán hacerlo gracias a factores como la estructura del mercado, diferenciación de su producto, la fortaleza de marca, la ausencia de productos sustitutivos, una buena oferta de servicios complementarios, innovación o, simplemente, su liderazgo en el mercado que les permitirá tomar decisiones que serán seguidas por sus competidores.

Sin embargo, para otras empresas subir precios para defender sus márgenes puede ser una misión mucho más complicada. Aquellas que operen en mercados ferozmente competitivos, muy fragmentados, con escasa o nula diferenciación de producto, sin posiciones de liderazgo o en sectores donde la toma de decisión del cliente se basa esencialmente en la búsqueda del precio más bajo, creemos que se pueden enfrentar a una situación difícil.

En EDM Strategy invertimos en empresas de calidad, uno de cuyos atributos es el poder de fijación de precios, lo que nos permite tener confianza en su evolución en este escenario. Por ejemplo, para las compañías tecnológicas ASML o ASM International la ausencia de alternativas realistas a su producto crea una situación de mercado en la que su capacidad para subir precios de forma razonable y justificada parece fuera de toda duda. LÓréal, Sika o Michelin cuentan con una posición de liderazgo de mercado a nivel global, con gran fortaleza de sus marcas y unos consumidores muy leales a las mismas. Un extremo dentro del consumo es el lujo, con elasticidad incluso negativa: cuanto más caro es un bolso de Gucci o de LVMH se percibe como más exclusivo, atrayendo todavía más a un potencial comprador. Las compañías farmacéuticas Novo Nordisk o Roche tienen la cartera de productos más diversificada e innovadora de la industria protegida con sus patentes.

En lo que respecta a la valoración, es cierto que en un entorno de mayor inflación es posible un incremento en los tipos de interés con un impacto negativo: mayores tasas de descuento. Sin embargo, creemos que las empresas de calidad con la capacidad de subir precios serán capaces de generar un mayor crecimiento de sus flujos de caja futuros, lo que en muchos casos más que compensará el impacto negativo en valoración de las mayores tasas de descuento.

Otro punto relevante que hay que tener en cuenta en un entorno de mayores tipos de interés es el posible incremento en los costes financieros. En este punto, la cartera de EDM Strategy también está muy protegida. Las compañías del fondo cuentan con una ratio de deuda neta sobre EBITDA de 0,75x muy por debajo de la media de las compañías del índice que se sitúa alrededor de 1,8x y un cuarto de las compañías del fondo tienen incluso una posición neta de caja.

En conclusión, creemos que EDM Strategy sigue muy bien posicionado para continuar batiendo al mercado durante los próximos trimestres, también en un entorno inflacionista. A pesar de la excelente rentabilidad del fondo desde principios de año, ésta viene explicada principalmente por las revisiones al alza en las previsiones de beneficios y no por un encarecimiento de los multiplicadores. Mantenemos una cartera bien balanceada formada por compañías de calidad, líderes en sectores atractivos a largo plazo e interesantes valoraciones que tiene todos los ingredientes para obtener buenos retornos en los años venideros.

 

José Francisco Ruiz y Beatriz López,
cogestores del fondo EDM Strategy

Incertidumbre, volatilidad y largo plazo

Incertidumbre, volatilidad y largo plazo

Superar este rechazo que tan típicamente provoca la incertidumbre y la volatilidad de los mercados, exige saber distinguir entre corto y largo plazo.

Flash de Opinión septiembre 2021

Flash de Opinión septiembre 2021

La vacunación masiva en los países desarrollados ha permitido una cierta normalización, lo que se ha traducido en un aumento del consumo.